NADA ES IMPOSIBLE

20 12 2011

Hola amigos, del encuentro del Arcángel Gabriel con María además de lo extraordinario del suceso, para aumentar aún mas nuestra Esperanza me quedaría con ésta frase: “Para Dios no hay nada imposible”
Un saludo

Texto del Evangelio (Lc 1,26-38):

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».

Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin».

María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

Anuncios




Jesús de Nazaret; Pasión, Muerte y Vida Eterna

19 04 2011

Hola amigos, este domingo pasado celebramos el Domingo de Ramos, aquí empieza en realidad la Nueva Alianza, el pueblo judio no acepta a éste Mesías y descaradamente lo manda matar.

Ellos esperaban a alguien que utilizara la violencia para “matar a los malos”, todos lo acompañan con vítores y palmas abriendole camino hacia Jerusalén la Ciudad Santa, pero una vez allí ………….. sucede lo que ya sabéis; el juicio, la condena a muerte y la tortura previa de Jesús, el Rey del Universo, escándalo para los judios y necedad para los griegos racionales y filósofos.

De la Pasión según San Mateo me llamó mucho la atención una de sus partes y aunque todas tien algo que decir os dejaré solo ésta parte a ver si coincidís conmigo.

Un saludo y mucha Paz y Amor

 

Mateo 27, 41-66

 Igualmente los sumos sacerdotes junto con los escribas y los ancianos se burlaban de él diciendo:  

 «A otros salvó y a sí mismo no puede salvarse. Rey de Israel es: que baje ahora de la cruz, y creeremos en él.  

 Ha puesto su confianza en Dios; que le salve ahora, si es que de verdad le quiere; ya que dijo: “Soy Hijo de Dios.”»  

 De la misma manera le injuriaban también los salteadores crucificados con él.  

 Desde la hora sexta hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona.   

 Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: «¡Elí, Elí! ¿lemá sabactaní?», esto es: «¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?»  

 Al oírlo algunos de los que estaban allí decían: «A Elías llama éste.»  

 Y enseguida uno de ellos fue corriendo a tomar una esponja, la empapó en vinagre y, sujetándola a una caña, le ofrecía de beber.  

 Pero los otros dijeron: «Deja, vamos a ver si viene Elías a salvarle.»  

 Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, exhaló el espíritu.  

 En esto, el velo del Santuario se rasgó en dos, de arriba abajo; tembló la tierra y las rocas se hendieron.  

 Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos difuntos resucitaron.   

 Y, saliendo de los sepulcros después de la resurrección de él, entraron enla Ciudad Santa y se aparecieron a muchos.   

 Por su parte, el centurión y los que con él estaban guardando a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: «Verdaderamente éste era Hijo de Dios.»

Después de toda ésta locura Cristo Resucita y se aparece a muchos ¿serás tú uno de ellos?

Abre las puertas de tu corazón, vaciaté de maldad déjala en esa Cruz y verás con los ojos de la Fé.





La mujer samaritana, un encuentro personal

27 03 2011

En éste evangelio, Jesús se hace el encontradizo con la mujer samariatana; es uno de los diálogos mas intensos que entabla Jesús con una persona cualquira, contigo y conmigo.Os invito a leelo despacito.

Evangelio según San Juan 4,5-42.

Llegó a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca de las tierras que Jacob había dado a su hijo José.

Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era la hora del mediodía.

Una mujer de Samaría fue a sacar agua, y Jesús le dijo: “Dame de beber”.

Sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar alimentos.

La samaritana le respondió: “¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?”. Los judíos, en efecto, no se trataban con los samaritanos.

Jesús le respondió: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú misma se lo hubieras pedido, y él te habría dado agua viva”.

“Señor, le dijo ella, no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo. ¿De dónde sacas esa agua viva?

¿Eres acaso más grande que nuestro padre Jacob, que nos ha dado este pozo, donde él bebió, lo mismo que sus hijos y sus animales?”.

Jesús le respondió: “El que beba de esta agua tendrá nuevamente sed,

pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna”.

“Señor, le dijo la mujer, dame de esa agua para que no tenga más sed y no necesite venir hasta aquí a sacarla”.

Jesús le respondió: “Ve, llama a tu marido y vuelve aquí”.

La mujer respondió: “No tengo marido”. Jesús continuó: “Tienes razón al decir que no tienes marido,

porque has tenido cinco y el que ahora tienes no es tu marido; en eso has dicho la verdad”.

La mujer le dijo: “Señor, veo que eres un profeta.

Nuestros padres adoraron en esta montaña, y ustedes dicen que es en Jerusalén donde se debe adorar”.

Jesús le respondió: “Créeme, mujer, llega la hora en que ni en esta montaña ni en Jerusalén se adorará al Padre.

Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.

Pero la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque esos son los adoradores que quiere el Padre.

Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad”.

La mujer le dijo: “Yo sé que el Mesías, llamado Cristo, debe venir. Cuando él venga, nos anunciará todo”.

Jesús le respondió: “Soy yo, el que habla contigo”.

En ese momento llegaron sus discípulos y quedaron sorprendidos al verlo hablar con una mujer. Sin embargo, ninguno le preguntó: “¿Qué quieres de ella?” o “¿Por qué hablas con ella?”.

La mujer, dejando allí su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente:

“Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que hice. ¿No será el Mesías?”.

Salieron entonces de la ciudad y fueron a su encuentro.

Mientras tanto, los discípulos le insistían a Jesús, diciendo: “Come, Maestro”.

Pero él les dijo: “Yo tengo para comer un alimento que ustedes no conocen”.

Los discípulos se preguntaban entre sí: “¿Alguien le habrá traído de comer?”.

Jesús les respondió: “Mi comida es hacer la voluntad de aquel que me envió y llevar a cabo su obra.

Ustedes dicen que aún faltan cuatro meses para la cosecha. Pero yo les digo: Levanten los ojos y miren los campos: ya están madurando para la siega.

Ya el segador recibe su salario y recoge el grano para la Vida eterna; así el que siembra y el que cosecha comparten una misma alegría.

Porque en esto se cumple el proverbio: ‘no siembra y otro cosecha’

Yo los envié a cosechar adonde ustedes no han trabajado; otros han trabajado, y ustedes recogen el fruto de sus esfuerzos”.

Muchos samaritanos de esta ciudad habían creído en él por la palabra de la mujer, que atestiguaba: “Me ha dicho todo lo que hice”.

Por eso, cuando los samaritanos se acercaron a Jesús, le rogaban que se quedara con ellos, y él permaneció allí dos días.

Muchos más creyeron en él, a causa de su palabra.

Y decían a la mujer: “Ya no creemos por lo que tú has dicho; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es verdaderamente el Salvador del mundo”.

Las “novias” de Cristo

Éste sábado hemos ido toda mi Parroquia a acompañar a una jóven que ha decidido escoger el mejor marido que puede existir, el propio Jesucristo, bueno de momento va de novicia a un convento de clausura pero está tan feliz y contenta que probablemente se quede.

Estas monjas dominicas están evangelizando, se las puede visitar y pedirles consejo,  Palabra y Oraciones especiales.

Enhorabuena Lola.

Vida retirada

Fray Luis de León

¡Qué descansada vida

la del que huye el mundanal ruido

y sigue la escondida

senda por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido!

 





CONVERSIÓN DE SAULO; SAN PABLO

25 01 2011

Lo de Pablo o Saulo es una historia increíble, un perseguidor nato es atrapado por las llamas del Amor que no se apagaron hasta el final.

Él mismo nos cuenta su historia, leedla despacito.

Libro de los Hechos de los Apóstoles 22,3-16.

 

“Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero me he criado en esta ciudad y he sido iniciado a los pies de Gamaliel en la estricta observancia de la Ley de nuestros padres. Estaba lleno de celo por Dios, como ustedes lo están ahora.

Perseguí a muerte a los que seguían este Camino, llevando encadenados a la prisión a hombres y mujeres;

 

el Sumo Sacerdote y el Consejo de los ancianos son testigos de esto. Ellos mismos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y yo me dirigí allá con el propósito de traer encadenados a Jerusalén a los que encontrara en esa ciudad, para que fueran castigados.

En el camino y al acercarme a Damasco, hacia el mediodía, una intensa luz que venía del cielo brilló de pronto a mi alrededor.

Caí en tierra y oí una voz que me decía: ‘Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?’.

Le respondí: ‘¿Quién eres, Señor?’, y la voz me dijo: ‘Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues’.

Los que me acompañaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba.

Yo le pregunté: ‘¿Qué debo hacer, Señor?’. El Señor me dijo: ‘Levántate y ve a Damasco donde se te dirá lo que debes hacer’.

Pero como yo no podía ver, a causa del resplandor de esa luz, los que me acompañaban me llevaron de la mano hasta Damasco.

Un hombre llamado Ananías, fiel cumplidor de la Ley, que gozaba de gran prestigio entre los judíos del lugar,

vino a verme y, acercándose a mí, me dijo: ‘Hermano Saulo, recobra la vista’. Y en ese mismo instante, pude verlo.

El siguió diciendo: ‘El Dios de nuestros padres te ha destinado para conocer su voluntad, para ver al Justo y escuchar su Palabra,

porque tú darás testimonio ante todos los hombres de lo que has visto y oído.

Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y purifícate de tus pecados, invocando su Nombre’.

Por otro lado ayer operaron a mi amiga Elena, fué una operación muy complicada pero………… “Él estuvo en el quirófano con ella”.

 Si nos ponemos en sus manos Él está en todo momento con nosotros, así estaba ayer mi amiga, hoy está recuperándose poco a poco, en todo momento está el Señor con nosotros, incluso hay veces que yo u otros podemos pensar que si alguien querido finalmente se vá es una faena y una tristeza y un enfado; pues humánamente así es; si no tenemos sentido de la transcendencia así sería, éste tema es difícil de aceptar por eso volveré a hablar de ello llegada la Semana Santa, pues es ahí el día de la Resurreción donde empieza la Fé y la Esperanza de muchos, entre ellos la mía propia.

Un saludo a todos y La Paz siempre con vosotros.





Una Palabra tuya

17 01 2011

Hoy 17 de enero de 2011 es San Antonio Abad, este hombre Santo, patrón de los animales domésticos podría parecer un bicho raro si no supieramos nada de él pero afortunadamente, estos Santos tienen escritos y testimonios sobre cómo ha ocurrido su Llamada a servir a Jesucristo, éste testimonio me ha gustado y por eso lo publico.

Un saludo amigos y hermanos.

De la vida de san Antonio, escrita por san Atanasio, obispo

(Cap. 2-4: PG 26, 842-846)

LA VOCACIÓN DE SAN ANTONIO

Cuando murieron sus padres, Antonio tenía unos dieciocho o veinte años, y quedó él solo con su única hermana, pequeña aún, teniendo que encargarse de la casa y del cuidado de su hermana.

Habían transcurrido apenas seis meses de la muerte de sus padres, cuando un día en que se dirigía, según costumbre, a la iglesia, iba pensando en su interior cómo los apóstoles lo habían dejado todo para seguir al Salvador, y cómo, según narran los Hechos de los apóstoles, muchos vendían sus posesiones y ponían el precio de la venta a los pies de los apóstoles para que lo repartieran entre los pobres; pensaba también en la magnitud de la esperanza que para éstos estaba reservada en el cielo; imbuido de esos pensamientos, entró en la iglesia, y dio la casualidad de que en aquel momento estaban leyendo aquellas palabras del Señor en el Evangelio: Si quieres ser perfecto, ve a vender lo que tienes, dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme.

Entonces Antonio, como si Dios le hubiese infundido el recuerdo de lo que habían hecho los santos y como si aquellas palabras hubiesen sido leídas especialmente para él, salió en seguida de la iglesia e hizo donación a los aldeanos de las posesiones heredadas de sus padres (tenía trescientas parcelas fértiles y muy hermosas), con el fin de evitar toda inquietud para sí y para su hermana. Vendió también todos sus bienes muebles, y repartió entre los pobres la considerable cantidad resultante de esta venta, reservando sólo una pequeña parte para su hermana.

Habiendo vuelto a entrar en la iglesia, oyó aquellas palabras del Señor en el Evangelio: No os inquietéis por el día siguiente. Saliendo otra vez, dio a los necesitados incluso lo poco que se había reservado, ya que no soportaba que quedase en su poder ni la más mínima cantidad. Encomendó su hermana a una vírgenes que él sabía eran de confianza y cuidó de que recibiese una conveniente educación; en cuanto a él, a partir de entonces, libre ya de cuidados ajenos, emprendió en frente de su misma casa una vida de ascetismo y de intensa mortificación.

Trabajaba con sus propias manos, ya que conocía aquella afirmación de la Escritura: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma; lo que ganaba con su trabajo lo destinaba parte a su propio sustento, parte a los pobres.

Oraba con mucha frecuencia, ya que había aprendido que es necesario retirarse para orar sin cesar; en efecto, ponía tanta atención en la lectura, que retenía todo lo que había leído, hasta tal punto que llegó un momento en que su memoria suplía los libros.

Todos los habitantes del lugar, y todos los hombres honrados, cuya compañía frecuentaba, al ver su conducta, lo llamaban amigo de Dios; y todos lo amaban como a un hijo o como a un hermano.





Trascender

8 11 2010

Queridos hermanos y seguidores de éste sencillo Blog; voy a publicar un evangelio de San Juán para después relataros otra historia “paciencia” pues creo que de éste voy a publicar dos por la densidad de éste asunto.

Solo una cosa “Jesús no abandona la obra de sus manos, no nos dejará solos nunca.”

Jesús se comunica mucho con el Padre a través de la Oración; Él no estaba solo ni tú tampoco.

Cristo ha venido para que tú y yo recuperemos la Esperanza y  no  nos quedemos  pegados a objetos o ídolos que no pueden dar la Vida.

 

Juan 14, 1-6

1 «No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí.

2 En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar.

3 Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros.

4 Y adonde yo voy sabéis el camino.»

5 Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»

6 Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

.

“No temas a la muerte; es el paso previo hacia el Cielo”

Mi amigo está en el Cielo

Os voy a relatar la muerte mas dulce que he visto en toda mi vida, y eso que he visto morir desgraciadamente a muchos de mis seres queridos y eso que sólo tengo 47 años, que no son pocos ni muchos.

Bien, este chico tenía un cáncer de pulmón todos le queríamos muchísimo y movimos” Roma con Santiago” para encontrar un remedio que le pudiera ayudar un poco, pues no tenía cura. Parecía que se iba  a morir en dos días estaba muy mal, pero decidimos intentar algo; lo cuidamos en casa porque pudimos, a veces ésto no es posible y tenemos que cuidar a nuestros enfermos en el Hospital; le dimos todo el cariño y los ánimos que podíamos darle, además de todo esto le preparamos la famosa receta de Fray Romano; Áloe, miel y licor y el Señor y la Receta lo levantaron de la silla de ruedas, pues vino de su tierra en silla de ruedas sin poder mover ni manos ni piernas, bien pues éste amigo nuestro anónimo por respeto a su familia  estuvo viviendo seis meses mas de lo previsto en unas condiciones muy buenas y se reconcilió con toda su vida, además de acabar un libro que estaba escribiendo y el Señor le concedió la gracia de no pisar el Hospital durante casi toda la enfermedad, pues le daba mucho miedo no volver a casa.

No hay remedios milagrosos, cuando Dios te llama te tienes que ir pero sí podemos ayudar a nuestros seres queridos a que La Partida séa mucho más llevadera.

La famosa receta de Fray Romano la podeis encontrar fácilmente en la red; dice él mismo que ha curado a mucha gente y es verdad, a otra amiga mía le curó completamente un pequeño tumor que tenía en la oreja y que le tenían que quemar; decir también que este remedio no está avalado por la Ciencia pero que hay Testimonios y no pruebas científicas que sí avalan su efectividad.

¿Por qué unos se mueren y otros no?

Nosotros por mucho que nos empeñemos “no somos dios” y estamos en éste bello y castigado Planeta de Paso.

Él es el Camino; La Verdad y la Vida y nos  recibe en su Casa del Cielo; en  la Jerusalén Celeste.

No quiero acabar sin daros mucho Ánimo, ninguna crisis nos puede apartar del Amor de Dios………. acordáos del Himno de San Pablo:

“¿Quien nos separará del Amor de Dios, la tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez?…..; si seguros estamos que ni la muerte ni la vida ni lo presente ni el futuro ni la altura ni la profundidad, ni otra criatura alguna nos podra separar de Dios………”.

Himno al Amor de Dios de San Pablo






Todos los Santos; efecto de las Bienaventuranzas

1 11 2010

Bienaventuranzas (Mateo 5:3-10):

Bienaventurados los pobres de espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los mansos: porque ellos poseerán la tierra.

Bienaventurados los que lloran: porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos obtendrán misericordia.

Bienaventurados los puros de corazón: porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los que sufren persecución por la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.

.

Una historia real: Conversión en vivo y en directo


El teatro estatal de Moscú presentó el riguroso estreno de la representación burlesca “Cristo con frac”. La pieza debía ser interpretada durante todo el verano. Se requirió que lo visitasen los alumnos de todos los colegios y todos los trabajores jóvenes. Sin embargo, poco tiempo después ya no se habló de la pieza, porque fue suspendida por culpa del actor Alexander Rostowzev. Debía de desempezar el papel de Cristo, Hasta aquel estreno él era conocido como una gran estrella y comunista convencido. Después de esto, su nombre desapareció.

Testigos oculares nos narran la siguiente escena tal como la presenciaron: sobre la plataforma se encontraba un altar que se parecía más a la barra de una cervecería. Por encima se apilaban botellas de vino y aguardiente en forma de cruz. Popes y frailes obesos danzaban tambaleándose como borrachos, e imitando cantos de rezos y letanías. En ello también levantaban las cejas para aparentar sentimientos religiosos. Sobre el suelo se volcaban monjas gordas que se echaban vodka en sus gargantas, también jugando a las cartas y hablando groseramente.

En la segunda parte apareció Rostowzev para hacer el papel de Jesucristo. En una mano tenía agarrada una Biblia. De ella debía de leer las dos primeras bienaventuranzas del Sermón del Monte (Mateo 5). acto seguido debía de arrojar la Biblia y gritar a voz en cuello: “¡ Dadme el frac y el cilindro!”…

Pero las cosas cambiarían: Alexander Rostowzev lee en voz alta y con dignidad: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque recibirán consolación”. Si ahora siguiera los pasos del guión, debería de arrojar el libro. Pero en lugar de ello, siguió leyendo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”.

Rostowzer de pronto quedó enmudecido. El apuntador se pone nervioso y pálido. El público se da cuenta de que Rostowzer se encuentra prendido de una profunda conmoción, que de ningún modo corresponde a su papel. Todos detienen la respiración, y un silencio sepulcral domina la sala…

Después de una pausa de terrible tensión, el actor sigue leyendo: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. Lleno de emoción lee finalmente acerca de aquellos que son bienaventurados porque padecen persecución por causa del Nombre de Cristo.

En la gran sala del teatro estatal de Moscú rige un silencio aterrador. Nadie protesta. Todos se fijan en lo que ahora va a suceder. El final de la escena es tan sorprende como el principio: Rostowzer levanta los brazos y hace la señal de la cruz a la manera ortodoxa sobre su cabeza y pecho y estalló con un grito desgarrador como el ladrón en la cruz. “¡SEÑOR, acuerdate de mí cuando estés en tu reino”….

Lo que ocurrio con Rostowzev después de esta noche, no se conoce…

Publicado en el libro de Clemente Arranz : “Grandes conversos de la historia ” (editorial Verdad y vida ).








A %d blogueros les gusta esto: